Paperdoll ♥
Hace dos meses y medio vivo en Manizales y hace dos días nos pasamos a esta casa, una familia ajena y yo.
Volví a colgar mis banderines y a apilar los libros y a llenar mi habitación de cosas muy yo -ellas-, pero más que nunca pensaba en hacer eso en mi casa.
En mi casa mía, en la casa imaginada que llevo a todas partes, con repisas y tapetes y basura hermosa que llenaría cajas pesadísimas; que me hace sonreír cada vez que -imaginariamente- cuelgo un cuadro recién hecho, o pinto una pared o compro un reloj para la mesa de noche. 
No me la quiero dejar de prometer, ni  dejar de guardar cosas para adornarla, ni de hacer planes para compartirla y, mucho menos, dejaré este afán sobredimensionado por verme en ella más feliz que nunca.

Hace dos meses y medio vivo en Manizales y hace dos días nos pasamos a esta casa, una familia ajena y yo.

Volví a colgar mis banderines y a apilar los libros y a llenar mi habitación de cosas muy yo -ellas-, pero más que nunca pensaba en hacer eso en mi casa.

En mi casa mía, en la casa imaginada que llevo a todas partes, con repisas y tapetes y basura hermosa que llenaría cajas pesadísimas; que me hace sonreír cada vez que -imaginariamente- cuelgo un cuadro recién hecho, o pinto una pared o compro un reloj para la mesa de noche. 

No me la quiero dejar de prometer, ni  dejar de guardar cosas para adornarla, ni de hacer planes para compartirla y, mucho menos, dejaré este afán sobredimensionado por verme en ella más feliz que nunca.

6 notes
  1. ultramarina posted this
blog comments powered by Disqus